Para comprender la tesis de Peirce sobre el signo hay que tener en cuenta  la definición que da de objeto, interpretante y representamen. El objeto corresponde a un referente que puede ser percibido, o pensado. El interpretante es el primer efecto significado que tenemos después de reconocer un signo. El representamen es el efecto o consecuencia del signo, de la acción o emisión comunicativa, lo que equivale a un cambio o respuesta mental que se manifestará como cambio o respuesta conductual y se conoce como significante o estructura sígnica. La identificación de un signo depende de como determinado representamen, instala la representación de determinado objeto en el sistema cognitivo de determinado interpretante.

Peirce afirma que toda representación puede ser el vehículo o el soporte del representamen de una relación semiológica, llamada signo y que esta relación semiológica, debe ser triádica: ha de tener un representamen, un objeto y un interpretante. Entonces, la significación del signo es la de su objeto. El representamen es un ícono cuando representa a su objeto, un indicio cuando además remite a otro objeto, un símbolo cuando además enuncia la ley de aplicación del representamen a su objeto. Ahora el objeto puede ser inmediato, es tal como el signo lo representa, está “dentro” del signo, y es el aspecto del signo lo que lo hace apropiado para representar al objeto dinámico. Y el objeto dinámico es la realidad en sí misma, que por diversos medios logra determinar al signo para que represente, para que cause un interpretante similar a él mismo. Es el último o el primer eslabón del proceso sígnico, el significado externo denotado por el signo.

En relación con el objeto, se clasifican los interpretantes como inmediato donde consiste en distinguir algo como distinto, es la existencia de la emoción, de la sensación (cinco sentidos). Toma en cuenta sólo el objeto inmediato. Es un pensamiento incompleto, y desde el receptor, es afectivo, es el nivel de la primeridad. El interpretante dinámico es un interpretante factual. Efecto que tiene distintos grados de vivacidad y esta vivacidad implica una conmoción, una acción y reacción. Tiende a recurrir a otro hecho o búsqueda para comprender y desde el receptor es energético, es el nivel de la segundidad. Y por último, el interpretante final, que implica un desarrollo del pensamiento, de la experiencia colectiva y verificada; es relación de un hecho con otro hecho. Puede ser de tres formas, según sea la manera en que se produce: por abducción, por inducción o por deducción y desde el receptor, es lógico es el nivel de la terceridad.

La primera tricotomía de los signos según las relaciones triádicas de comparación pueden ser como: cualisigno es el signo en sí mismo, como mera cualidad. El sinsigno es el signo que representa un existente real y el legisigno es signo como ley general, un hábito de tipo general.

La segunda tricotomía según la relación del signo con su objeto, consiste en que el signo tenga alguna cualidad del objeto, guarda cierta analogía con él, manifiesta algunos de los rasgos pertinentes del objeto. Que tenga una relación existencial con el objeto, existe uno porque existe o existió el otro y que tenga relación con un interpretante, relación convencional con el objeto, es una ley, un hábito, un acuerdo social.

La tercera tricotomía son las relaciones triádicas de pensamiento. Según que su representante lo represente como un signo de posibilidad: término; como un signo de hecho: proposición o un signo de razón: argumento.